Al Inicio
Acerca del Mercado Central de Buenos Aires Dias y Horarios del Mercado Central Precios de la Feria del Mercado Central Frutas y Hortalizas que se consiguen en el Mercado Central Empresas del Mercado Central de Buenos Aires
 
Google   Seguinos en Twitter Seguinos en Facebook


 
 
Higo (Ficus carica)
Falso fruto de la higuera, de la familia de las Moráceas. En realidad es una inflorescencia (grupo de flores). Tiene consistencia blanda, y forma redonda, ovalada o de pera, con base achatada. Su piel es fina y presenta color verde pálido, negro o morado, dependiendo de la especie. Posee una pulpa blanquecina ó rosa, de sabor dulce, que se encuentra llena de diminutas semillas.

El primer fruto de la higuera, producido anualmente a finales de la primavera, recibe el nombre de breva, mientras que los higos propiamente dichos se producen en verano-otoño.

Procede de los países del Oriente Próximo. Probablemente su cultivo se inició en Arabia meridional, desde donde se difundió hacia oriente y occidente. Se han descubierto higos fósiles en depósitos terciarios y cuaternarios en Francia e Italia, poniéndose de manifiesto la antigüedad de la especie. Fruto muy estimado por las antiguas civilizaciones, parece ser que fueron los fenicios y los griegos quienes difundieron el cultivo de la higuera por el mediterráneo.

Galeno (medico y filósofo griego) recomendaba el higo a los atletas griegos como alimento básico de su dieta. También se le denominaba ´el alimento de los filósofos´ debido al gran aprecio que mostraban por este fruto filósofos como Platón y Diógenes. Durante la Edad Media y el Renacimiento empezaron a ser secados al sol, dando lugar al higo desecado, producto que se convirtió en un alimento típicamente navideño. Se ha documentado la presencia en América de variedades cultivadas importadas de Europa a partir de 1520.

Contrariamente a lo que se piensa, el valor calórico del higo no es muy alto (65 kcal/100 g), aunque si superior al de la mayoría de las frutas carnosas.

Después del agua, el componente mayoritario de los higos frescos lo constituyen los hidratos de carbono (glucosa, fructosa y sacarosa). De hecho, junto al plátano, la chirimoya y las uvas, el higo es una de las frutas con mayor contenido en azúcares, por lo que se suele recomendar en la dieta de deportistas y en la de personas que desarrollan una actividad física intensa.

Aunque el contenido proteico no es alto, presenta todos los aminoácidos esenciales.

En relación a las vitaminas, el higo contiene pequeñas cantidades de provitamina A y de vitaminas C, B1, B2 y niacina. Tampoco es una fruta rica en minerales aunque si presenta una elevada proporción de potasio, y contiene cantidades apreciables de calcio, fósforo y hierro.

El higo fresco presenta también una cantidad importante de fibra, que produce sensación de saciedad y favorece el tránsito intestinal, evitando el estreñimiento, además de prevenir el cáncer de colon y la enfermedad cardiovascular.

Los higos no se deben consumir hasta que hayan alcanzado el punto óptimo de maduración, ya que los verdes contienen una savia o látex (líquido blanquecino y lechoso) que puede producir irritaciones o sarpullidos en la piel.

El higo seco es el producto de desecación del higo fresco. Al reducirse considerablemente el contenido de agua se obtiene un producto con un largo periodo de conservación. En el mercado se presenta aplastado, flexible de color gris violeta o pardo, y con una pulpa amarillenta y viscosa. Tras el proceso de desecado o deshidratación , el contenido de agua se reduce de un 80 a un 15% y el contenido calórico es casi cuatro veces superior al del fruto fresco, siendo un alimento muy energético.

 

Referencias bibliográficas
Benavides Barajas L (1998). La conquista de los tropicales y otros frutos exóticos. Editorial Dulcinea.
Lötschert W, Beese G (1983). Guia de las plantas tropicales. Ediciones Omega.
Mataix J, Pérez llamas F (2002). Frutas, verduras y hortalizas. En: Nutrición y Alimentación Humana. Tomo I. Nutrientes y Alimentos. Mataix J (ed). Ergón Madrid. pp. 292-309
Mathew J (2000). Las frutas y las hortalizas son beneficiosas ¿Cuáles son las evidencias?. En: Fruit&Veg-info 2000. ¿Qué hay de nuevo en.propiedades saludables y nutritivas de frutas y hortalizas? Reus: Ediciones de Horticultura.
McGovern TW. The fig--Ficus carica L. Cutis 2002 May;69(5):339-40
Pamplona JD (1999). Enciclopedia de los Alimentos y su poder curativo. 1ª Edición. Tomo 2. Biblioteca Educación y Salud. Editorial Safeliz.
Pérez Rodrigo C, Aranceta Bartrina J, Gondra Rezola J, Orduna Zubiri J (2001). Frutas. En: Guias Alimentarias para la Población Española. Madrid: Sociedad Española Nutrición Comunitaria (SENC) pp.61-73.
Souci SW, Fachmann W, Kraut H (2000). Food Composition and Nutrition Tables. 6th revised and completed edition. Medpharm Scientific Publishers. Germany.
Teubner C, Gysin HR, Levin HG, Hansen H, Schönfeldt S, Ehlert FW, Lechthaler E (1990). El gran libro de los frutos exóticos. Grupo Angel Rey (Import, Export & Marketing). Editorial Everest. pp. 56-57.

Organización 5 al Día  - España: http://www.5aldia.org

 

 

Clasificados Frutihorticolas


 
     



El Mercado Central - Días y Horarios - Precios de la Feria - Frutas y Hortalizas - Empresas del Mercado - Productores Frutihortícolas - Contacto

Alcentral.com.ar es un portal de información de carácter privado (.com.ar), no tiene vinculación con la Corporación del Mercado Central de Bs. As. (CMCBA).-